Un vino de Sefarad

Una de las grandes virtudes que posee el olfato es la capacidad de llevarte a otras épocas. Es la máquina del tiempo más simple y eficaz que conozco, con permiso de la música. El Peraj Ha’abib o Flor de primavera consigue hacer eso conmigo. Tiene aromas de arándanos y dulce de leche que también pueden percibirse en la suavidad de su paso por boca.

Hace años presencié un concierto de Jordi Savall y su música fue capaz de hacer lo mismo que este vino, llevarme a la misma época. Sentí que estaba en la Edad Media, o que ésta había venido a mí, aunque dicha consideración metafísica no viene al caso ahora. Me pude imaginar una encuentro de amantes en la Sefarad tolerante y plural. Allí, los enamorados bebían un Peraj Ha’abib, tan delicado y frutalmente acaramelado. Su amor trascendía el tiempo y los sentidos, como el vino y la música.

El Flor de primavera hay que beberlo sin acompañamiento gastronómico, para poder vagar por el tiempo hasta el final del concierto.

Enlace a canción sefardí
Enlace a Flor de primavera

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s