Gregal d’Espiells

Aunque este vino lleva un nombre de viento no es más que una brisa, una virazón, un aire de mar a tierra del crepúsculo, porque, de hecho, tiene aromas y tonalidades suaves. En la copa emergen destellos dorados pálidos, casi plateados, y tras una agitación aparecen olores que recuerdan el melón, las flores y la miel. Aunque le falta un poco de acidez y sazón, el Gregal tiene buena densidad, es oleoso y en la boca es ciertamente agradable. Este es un vino realmente delicado, por lo tanto, recomiendo que se abstengan de consumirlo los que disfrutan con un puñetazo en la boca. El Gregal marida bien con algún marisco suave o ceviche no demasiado picante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s