Más que un "bitter"


La frambuesa es una baya rojiza y silvestre que tiene propiedades térmicas considerables. Su jarabe se usa para curar resfriados y catarros, que son una de las peores calamidades que pueden sufrir los vinófilos puesto que anulan la percepción total de las sensaciones olorosas y gustativas.

Precisamente, este vino castellano huele de forma delicada a jarabe de frambuesa pero, por suerte, es seco, a diferencia del remedio. Posee un ligero y agradable sabor amargo que bien enfriado yo lo bebo como aperitivo estos días de verano. También uno puede seguir tomándolo durante la comida si marida bien con los otros platos pero, sobre todo, es en el aperitivo donde despliega sus virtudes, con minitostas, berberechos, aceitunas u otros enlatados varios.

Además, el Tombú posee una estética muy particular que me recuerda al remedio casero natural pero envés de curarme el frio del cuerpo, me cura fabulosamente los calores meridionales.

Enlace a “Tombú”

Anuncios