Carménère, un déjà vu

Muchos europeos desconocen que es un carménère y es lógico. Esta uva se la consideraba exinta desde hace más de cien años, tras la filoxera (un insecto-parásito de la vid que arrasó con el viñedo en Europa en el siglo s.xix). Sin embargo, la carmenère se volvió a encontrar en Chile en los 90, oculto entre merlots.

La familia Torres, con viñedos en todo el mundo y también en Chile, nos trae a Europa un carménère a un precio asequible, el Santa Digna. No es un vino que te deje los ojos en blanco, pero es una forma plausible de introducirse en esta uva sin beberte el salario en una botella.

El carménère es una uva en la que predominan sobretodo aromas balsámicos, es decir como el de las resinas de los árboles como el eucalipto. También se pueden encontrar tonos de regaliz o mirra y la cepa da unos vinos con mucho cuerpo como los de las zonas tarraconienses o murcianas.

Personalmente os recomiendo cuanto antes probar un carménère. Es como tener un déjà vu. Parece que ya lo hayas catado antes pero no eres capaz de asociarlo con nada, pues es, en realidad, otra cosa. Tómalo con quesos o canapés de sabor fuerte, lo resistirá.

Anuncios