En verano se hacen amigos

Los calores son propicios para muchas cosas, entre ellas se cuentan: descansar, hacer amigos o novi@s, y también beber más vino blanco. Seguramente, por eso de que se sirve más fresco, incluso porque suele ser más ácido y más ligero que el tinto.
Este verano, recomiendo para los calores a estos dos amigos, dos blancos bien distintos, pero igual de descamisados y simpáticos. Ànima de Raimat tiene un carácter ácido muy interesante, con recuerdos aromáticos de peras y albahaca. El Jardins de Perelada es más frutal y sosegado, tropical con piñas y cítricos, sobre todo.

Ambos representan bien el verano, las brisas de la noche en las que a uno se le despierta el apetito y la charla. Os recomiendo enfriarlos mucho, un toque de congelador antes de servirlos y acompañarlos de algo ligero para el diente.

Enlace a Jardins
Enlace a Raimat
Anuncios

La unión de la aves

Este gran vino es un homenaje a la paz de los pueblos representados, en este caso, por sus uvas. La composición de este blanco es un pintoresco mapa de muchas regiones vinícolas, en concreto de ocho, como son la albariño, chardonnay, riesling, macabeu, thurgau, muscat, parellada y sauvignon blanc. Unidas, forman un vino muy armóníco y apacible.

Precisamente, el nombre de este blanco presta el título de una canción tradicional catalana, El Cant dels Aucells, popularizada y arreglada por Pau Casals quien la interpretó en las Naciones Unidas en su visita a la sede como conferenciante. A pesar de ser usada como canción fúnebre, su letra versa sobre el nacimiento de Jesús, y, difrentes especies de pájaros como águilas, gorriones, garzas, ruiseñores, entre otros, cantan de la dicha por el Nacimiento.

Auzells representa esta comunión de las especies en la alegría, en la paz.

Enlace a “Auzells”
Enlace a “El cant dels ocells”