Wine Records

p.MsoNormal, li.MsoNormal, div.MsoNormal { margin: 0cm 0cm 0.0001pt; font-size: 12pt; font-family: Times; }div.Section1 { page: Section1; }
Yo soy un acérrimo defensor de los maridajes entre vinos y música, ya he hablado de ello en otras entradas de este blog. La música como también el vino son dos desencadenantes infalibles de sensaciones para el ser humano. Los cognitivistas afirman que las sensaciones, a diferencia de las emociones, no pasan por el filtro del pensamiento, que afectan directamente sobre el cuerpo y sus cambios somáticos. En efecto, sin música dudo que pudiéremos vivir, es esencial en nuestras catársis cotidianas y como estimulante o relajante corporal. A mí me viene de familia, entre los que cuento músicos, melómanos y comerciantes de discos. Y es que en mi casa jamás falto la bendición de la música de todo tipo: standards, rock, jazz, bandas sonoras, clásica, etc.

Este Ribera del Duero es un homenaje al disco, al incombustible vinilo que nos ha acompañado desde hace más de cinco décadas y que aún no se ha muerto del todo. Aunque no es un vino complejo, si es muy sabroso y agradable, es como la música: “entra sin darte cuenta”. Mientras lo tomaba pensé en el gran arte de las cubiertas de disco, algo ya desprestigiado por el reducido tamaño del CD, y que me recuerda a las etiquetas de vino. Una sola imagen debe de transmitir todas las sensaciones que va a producir el sonido o el líquido en el afortunado consumidor. Entre las cubiertas más memorables de la edad dorada del disco me acordé de la Andy Warhol para la Velvet Underground, todo un clásico, y también me imaginé a Lou Reed tomando una caja de botellas de este vino antes de un concierto. Larga vida al disco!!!

Enlace a “Disco”
Enlace a The Velvet Underground

Anuncios

Pesquera

Cuando voy por el mundo y alguien me pregunta o me pide que le recomiende un vino español, y esa persona no está muy familiarizada con los vinos como para recomendarle cosas extravagantes, le suelo recomendar un Pesquera, un vino con la uva más utilizada en España, la tempranillo, de una DO histórica, Ribera del Duero, con una botella y etiquetas rústicas y castellanas. Cuando bebo este vino me imagino al Quijote en una posada con su sable pinchando los pellejos llenos de vino y a Sancho tumbado bajo uno de esos chorros bebiendo.

Aunque creo que al vino y a su etiqueta le faltan una renovación, muchos turistas, recién llegados o iniciados encontrarán en el Pesquera la España de siempre, con sus tierras secas, sus pueblos de piedra y las barricas viejas en las entradas de las tabernas. Para mí este vino es demasiado anquilosado, pero sé que muchos siguen y serán siendo fieles a esta España.

Enlace a Pesquera