Asteroide D-12

Este vino con nombre de asteroide es uno de los más equilibrados que he catado. El Lan D-12 es un tinto que tiene una nariz muy proporcionada (de la fruta a la pasa), pero lo mejor es su paso por boca, allí es donde sus cualidades son extremadamente ponderadas. El D-12 te deja la boca tal como la encontró, sin retorcerte de acidez, ni seca ni abrasada. Tras una entrada potente, se marcha dejándote con un postgusto armónico, consonante, sensato. Para mí, este sería el asteroide que le hubiera gustado encontrar al Principito tras su peregrinación por los asteroides habitados por desequilibrados, incluido el del borracho que bebía por vergüenza de ser un borracho. Precisamente, podríamos comparar el D-12 con esta misma obra de Saint-Exupéry, un libro (vino) tan agradable y accesible que pareciera infantil aunque, en realidad, su destinatario sea un adulto sin prejuicios que no ha perdido la ilusión y curiosidad por la vida.

Enlace a “Lan D-12”

Anuncios