12 lunas

Tengo que reconocer que compré este vino por la etiqueta. Aunque no suelo hacerlo, no puedo evitar fijarme en las etiquetas atractivas, deformación profesional. Esta situación me recuerda a las cubiertas de los libros, tampoco suelo comprar un libro por su cubierta ya que entro en la librería con las ideas claras como cuando entro en la bodega. Sé lo que quiero o lo que necesito.

Sin embargo, me excita ver una etiqueta atractiva como me excita ver una cubierta de libro bella y creativa. El mundo del vino, está lleno de tradiciones y expectativas caducas, y muchas veces se peca de falta de originalidad. Esto no pasa con este vino, el 12 lunas, como tampoco con otro que recuerdo haber consumido, el Mil flores. Estos dos vinos llevan su etiqueta serigrafiada en el vidrio, jugando con el contraste del vino. Una etiqueta bella no mejora el vino pero le sube la nota. Además, es un elemento estético que se suma al de la cata en lo visual. No sólo tenemos que ver lo límpido que está el vino, sus tonalidades, etc. por qué no también deleitarse con su etiqueta.

12 lunas es un vino fácil de tomar, muy suave, que fresco es una delicia en las noches de verano. Es un vino fino como una brisa de mar, sin complejos ni aires de grandilocuencia. Ideal para cenas informales con amigos, con canapés caseros y velas.

Enlace a “12 lunas”

Anuncios